3
3
4
4
DSC_5527
DSC_5527
  • 3
  • 4
  • DSC_5527

El señor de la calle Allende

El señor de la calle Allende, padece de sus facultades mentales y es una persona en situación de calle.

Como todos los días comenzó su procesión, en sus tobillos lleva amarrados unas tiras de tela desgarrada, las arrastra como si fueran cadenas,  en una penitencia eterna, de esta manera recorre las calles de Ciudad Victoria, la ciudad limpia, la ciudad amable,

En estas calles no tiene oportunidad para tomarse medicamentos o recibir tratamiento, lo único que puede hacer es buscar la manera de sobrevivir.

La gente le teme por su apariencia, lo juzgan como si fuera un criminal, pero detrás de toda esa tierra, de el olor a orín, de esas ropas desgarradas se encuentra un ser humano, noble, confundido, sin esperanza…

Lo encontré en el mismo lugar que el día  anterior, había pasado la noche durmiendo en el frío pavimento en la calle Allende, sin ninguna pertenencia, ni siquiera una colcha para protegerse del frio, solo lo acompañaba la ropa que llevaba puesta y la terrible indiferencia de las personas que caminaban por ahí y de las instituciones que deberían protegerlo.

Recorre la ciudad con la esperanza de encontrar ayuda, las personas están dispuestas a ayudar, pero no saben como.

Se detiene afuera de los negocios, en la tortillería lo conocen y le regalan tortillas recién hechas, en la tienda de la esquina le regalan un refresco, del restaurant sale alguien a darle un plato de comida, ha encontrado la manera de sobrevivir este día.

Llega a dormir al mismo lugar, a esa banqueta fría en la esquina de la calle Allende, iluminada por un pequeño foco, durante los días que lo seguí hubo quien le barriera la banqueta donde duerme, le llevara una cobija, le regalan ropa limpia.

El señor de la calle Allende, padece de sus facultades mentales y es una persona en situación de calle.

Como todos los días comenzó su procesión, en sus tobillos lleva amarrados unas tiras de tela desgarrada, las arrastra como si fueran cadenas,  en una penitencia eterna, de esta manera recorre las calles de Ciudad Victoria, la ciudad limpia, la ciudad amable,

En estas calles no tiene oportunidad para tomarse medicamentos o recibir tratamiento, lo único que puede hacer es buscar la manera de sobrevivir.

La gente le teme por su apariencia, lo juzgan como si fuera un criminal, pero detrás de toda esa tierra, de el olor a orín, de esas ropas desgarradas se encuentra un ser humano, noble, confundido, sin esperanza…

Lo encontré en el mismo lugar que el día  anterior, había pasado la noche durmiendo en el frío pavimento en la calle Allende, sin ninguna pertenencia, ni siquiera una colcha para protegerse del frio, solo lo acompañaba la ropa que llevaba puesta y la terrible indiferencia de las personas que caminaban por ahí y de las instituciones que deberían protegerlo.

Recorre la ciudad con la esperanza de encontrar ayuda, las personas están dispuestas a ayudar, pero no saben como.

Se detiene afuera de los negocios, en la tortillería lo conocen y le regalan tortillas recién hechas, en la tienda de la esquina le regalan un refresco, del restaurant sale alguien a darle un plato de comida, ha encontrado la manera de sobrevivir este día.

Llega a dormir al mismo lugar, a esa banqueta fría en la esquina de la calle Allende, iluminada por un pequeño foco, durante los días que lo seguí hubo quien le barriera la banqueta donde duerme, le llevara una cobija, le regalan ropa limpia.

Abr 1,2017
Fotos relacionadas
Spas de México
Tortuga Lora. Resistiendo la extinción
México
Restaurants & Gastronomía
Procesión del Silencio en San Luis Potosí.
Retratos de calle
Crisis Migratoria Cubana
Oficios
Derechos Humanos
India
Hoteles
Naturaleza y vida salvaje